Nuevo OKIAGARI KINTARO Ver más grande

OKIAGARI KINTARO

ZEN003

Nuevo producto

Figura artesanal de papel.
Tentetieso, símbolo de resistencia y perseverancia.
Tamaño: 4,5cm.

Made in Japan.

Más detalles

7,00 € impuestos inc.

Más

Kintaro es un personaje del folclore japonés caracterizado por su fuerza descomunal. Érase una vez un niño rechoncho, infatigable y con buena salud. Vestía un babero con el ideograma chino “oro” y siempre lleva consigo su hacha. Vivía con su madre en el bosque de la montaña Kintoki donde jugaba con sus amigos los animales. Él solo era capaz de arrancar árboles y de romper piedras. De mayor se inició a las artes marciales y fue un jefe reconocido y respetado. Existe cerca de Tokio un santuario dedicado a Kintaro: allí se encuentra una roca enorme partida por la mitad, obra según dicen del Niño de Oro. 

Okiagari-koboshi quiere decir literalmente “pequeño monje que se pone de pie”. Se trata de un muñeco tentetieso tradicional japonés hecho con papel-maché. Está concebido de tal manera que siempre vuelve a la posición vertical aunque se le intente volcar hacia un lado.

Los okiagari-koboshi han formado parte de los juguetes de los niños japoneses desde hace mucho tiempo; ya se mencionaban en unos escritos del siglo XIV. Durante el Tokaichi o Mercado del décimo día, los clientes sueltan unos cuantos muñecos a la vez y se dice que los que se mantienen de pie son los que traen buena fortuna. También simbolizan la perseverancia y la resistencia ante la adversidad. Recuerdan este viejo proverbio japonés: “siete veces caído, ocho veces levantado”.
Según la tradición, se regala un muñeco por cada persona de la familia más uno, con la esperanza de que nazca un bebe durante el año.