CAGANER ARALE NORIMAKI

CAG007

Nuevo producto

¡Bienvenidos a Villa Pingüino! En este pequeño pueblo de Japón vive Dr Slump, un científico e inventor que comparte techo con uno de sus experimentos, Arale, una androide sin pizca de sentido común –pero con una personalidad de lo mas enérgica e inocente- que siempre que puede se escapa a jugar con excrementos. Seguro que si conociese al caganer se harían muy amigos.

Más detalles

Este producto ya no está disponible

15,00 € impuestos inc.

Ficha técnica

Altura8 cm
Ancho5 cm
ComposicionesCerámica

Más

El caganer es una de las figuras más características y entrañables de la imaginería catalana popular navideña. La inserción de esta desinhibida y controvertida figura en el belén es un contrapunto que humaniza la representación  del misterio de Navidad y hace de esta representación doméstica una maravillosa síntesis que armoniza su mensaje transcendente y sobrenatural con la realidad material y los condicionamientos biológicos de nuestro organismo.  El “caganer” se representa como un individuo, agachado y con las nalgas al descubierto, satisfaciendo sus necesidades fisiológicas al aire libre. La figura tradicional del “caganer” es un payés tocado de barretina. Suele llevar un cigarrillo en los labios o fumar una pipa mientras cumple su obligación natural, y algunas veces tiene en las manos un trozo de papel o un periódico abierto para amenizar la tarea con la lectura y emplearlo para la posterior limpieza. Se coloca tradicionalmente debajo de un puente, detrás de un pajar o en otro sitio oculto –ya que sería una falta de respeto que esta figura estuviese situada en un lugar del paisaje belenístico que fuese visible desde la cueva del Nacimiento o por los que van a adorar a Jesús-. Es costumbre que cuando la chiquillería contempla el belén se le diga: ¿Donde está el “caganer”?, a fin de que se entretenga buscándolo.

Es posible que la incorporación del “caganer”  al belén tuviese lugar durante el período del barroco –al final del siglo XVIII- movimiento que se caracterizaba por el extremado realismo que vertió, sobre todo, en las naturalezas muertas  y en las escenas costumbristas, todas ellas muy relacionadas con la descripción de la vida del pueblo.

Cada año, los artesanos pesebrísticos, como novedad, con motivo de un acontecimiento de actualidad o de una circunstancia concreta, o bien para satisfacer a los coleccionistas, crean modelos insólitos y especiales. Aquí presentamos una pequeña colección de “caganers a la japonesa”.